La seguridad privada recomienda estas estrategias para mejorar tu vecindario

 

Policia auxiliar

Se han quedado atrás los días en que los niños podían salir a jugar en la calle o poder salir hasta altas horas de la noche sin que los padres o familiares tuvieran que preocuparse. Sin embargo, hoy en día sabemos que esto ya no es permitido por la gran delincuencia y redes de secuestro que existen en Guadalajara.

El esfuerzo de todos los vecinos para apoyar y aportar seguridad a la calle es la mejor manera de prevenir: allanamiento de morada, pandillas, personas desconocidas, atentados, robos de coches y más. Es por ello que a todos se nos viene a la mente “¿qué puedo hacer por la seguridad de donde vivo?”

Por eso nosotros te daremos estas estrategias para que puedas aumentar la vigilancia de tu vecindario y se convierta en un lugar más seguro.

 

Organízate con tus vecinos.

La buena relación con las personas que viven cerca de ti es una buena manera de formar una fuerza de seguridad. Es importante que entre los vecinos del lugar de donde vives puedan ubicar lugares donde se pueden detectar extraños en la calle, establecer acciones para ciertas situaciones y protocolos de seguridad en caso de llegar a ser víctimas o testigos, de esta manera es mucho más rápido actuar y brindar apoyo.

Mejoren la iluminación de las calles.

El tener calles muy iluminadas es muy importante en las noches. Asegúrense siempre que el alumbrado público funcione correctamente y de igual forma tratar de poner focos para que durante la noche no pierdas la visibilidad en caso de que alguien se encuentre con una persona extraña merodeando las calles.

Contar con seguridad.

 La seguridad privada o contar con un policía auxiliar son muy útiles, ya que son efectivos para poder cuidar el vecindario y que te puedan ofrecer la tranquilidad de que van a actuar de inmediato si se percatan de algún suceso raro o actuar ya ante una situación de riesgo.

 Las estadísticas señalan que un 95% de robos son frustrados debido a la existencia de seguridad privada

Ahora que ya sabes las opciones para mejorar la seguridad en tu vecindario, solo necesitas decidirte a comenzar. Impulsa siempre el bienestar en la calle y ten en consideración las acciones preventivas.

Guardias caninos del Muro de Berlín

Hoy en día es común encontrar guardias caninos que están encargados de la seguridad industrial o habitacional, pero para que los caninos desarrollen este trabajo tienen que estar en óptimas condiciones y estar entrenados. Cada vez aumentan los cuidados que le brindan a los guardias caninos otorgándoles una mejor calidad de vida. Por lo que en Génesis Seguridad Privada compartimos la historia de los guardias caninos del muro de Berlín los cuales no disfrutaron de los derechos que hoy en día los protegen.

Guadias caninos 12

El pastor alemán era un perro muy popular como “perro del Muro”, aunque otras razas grandes como el Rottweiler, el Dogo Alemán o el Griffon formaron también parte de las tropas de seguridad del Muro. La frontera de hormigón que separaban el Este y el Oeste de Berlín contaba con miles de perros de guardia con el fin de garantizar la seguridad y el respeto de las fronteras allá donde el hombre difícilmente podía llevar a cabo esta función.

La tarea de estos perros era la de proteger los pasos fronterizos y ahuyentar a las personas que intentaban atravesar el Muro, hasta que las patrullas de la frontera les atrapasen.

Los perros estaban atados a una cadena de cinco metros, que se desplazaba por un cable de acero de cien metros, dispuesto longitudinalmente a lo largo del muro. De este modo se cubría una parte determinada de terreno, hasta un límite a partir del cual patrullaba otro perro. La medida de las cadenas impedía que los perros pudieran entrar en contacto físico.

La vida de estos canes era dura, ya que tenían que soportar las bajas temperaturas de las noches invernales, y prácticamente no tenían contacto con otros perros o con personas. Se les alimentaba sólo cada dos días, y con bajas raciones. Algunos acababan estrangulándose con la propia cadena, al no haber supervisión humana. Estas condiciones de vida empeoraban la esperanza de vida de estos animales, que morían jóvenes, y muchos de ellos desarrollaron lo que se llamó el “síndrome del muro”: los perros ladraban sin cesar, incluso cuando apenas podían estar de pie.

Tras el anuncio histórico el 9 de noviembre de 1989 de que se abría la frontera entre las dos Alemanias y después de la destrucción del Muro de Berlín, más de 6.000 perros de la vieja República Democrática Alemana fueron abandonados y olvidados. Su trabajo como guardias caninos ya no tenía sentido.

La Asociación Alemana de Protección Animal hizo todo lo que estuvo en su mano para salvar al máximo número de perros y corregir los comportamientos que aprendieron durante su cautiverio. Esto permitió a 1.500 perros convertirse en perros de guardia en hogares particulares. El resto, (aproximadamente 2.500) terminaron en las perreras sin muchas esperanzas de ser adoptados.

Los guardias caninos son los mejores aliados de la seguridad gracias a su gran sensibilidad a las situaciones de peligro, ya que estos tienen sus sentidos muy desarrollados tanto el olfato como la visibilidad en la oscuridad.  El contar con el servicio de guardias caninos representa una gran responsabilidad para ofrecerles una excelente calidad de vida en cada una de sus etapas desde que son cachorros hasta su vejez. Si estás pensando en contratar este servicio de seguridad para tu negocio o vivienda en hora buena has encontrado al guardián más leal, solo antes de contratar este servicio cerciórate que la empresa de seguridad privada que te brinda esta asistencia de seguridad le brinde una excelente calidad de vida a los caninos.

http://www.genesisseguridad.com.mx/